¡¿Adecuado?!

– Que sí, hombre, que sí. Que todo el mundo tendría que pasar por tu misma circunstancia
– ¿Te refieres a encontrarte en una situación atípica, adversa, inusual, fuera de lo común y sin sentido?
– ¡Exactamente eso!
– Ya, pero a casi nadie le gusta encontrarse así, a contracorriente y desarmado. Sin rumbo fijo
– Eso da igual. Siempre tienes armas para afrontar un nuevo día y seguir batallando
– ¡Qué fácil es para tí! … claro, tú en tu posición lo ves todo muy bonito:
Alegría, seguridad, autosuficiencia, …
– ¡No te quejes, no te quejes! ¿Qué me hace a mí diferente de tí? ¡Díme! Somos iguales
– Ya, pero eso no es todo. Iguales sí, ambos somos humanos, … pero hay una gran diferencia entre tú y yo ¿sabes? Tu estás acostumbrado a estar fuera, a tu ritmo, en tus rutinas que te dan vida, y yo … Yo, estoy aquí dentro y ¡no puedo salir!
Y ¿sabes cual ha sido mi delito? atreverme a ser valiente y luchador por algo que creí justo y ¡ya ves! ahora;

condenado.

– Eso se llama miedo, temor, … y algo figurado (nadie es preso más que de sus propios fantasmas)
– Tienes razón y llámalo como quieras, pero ahora dime: En mi situación ¿qué harías?
– Te diré lo que haría. Y tú, si quieres ¡hazme caso!  
¡Coraje!, leche ¡coraje ante los retos y nuevas situaciones en la vida!

“Rompe con todo lo que no te guste (ya lo has hecho -como dices- antes, puedes volver a hacerlo), rompe con tus apegos emocionales, libérate de tus preocupaciones, suelta lastre, huye de quienes no te miran, no te dirigen la palabra cuando se la das, o no reciben bien, … y entonces estarás dando pasos de GIGANTE para vencer esos miedos y encontrarte al otro lado: estarás fuera disfrutando de tu vida, no la de los demás y haciendo lo que te gusta”
“Siéntete único, diferente, sencillo, humilde, valorado, querido, amado, afortunado, dichoso, inteligente, … piensa en tí y quiérete a tí, aunque no sea lo adecuado

– ¡Vaya! no lo había visto de ese modo. Y creo, sinceramente que sigues teniendo razón:
“¡Sería bueno de vez en cuando, dejar de hacer siempre lo que se supone que se debe hacer porque se debe de hacer, de decir lo que se ha de decir para no romper reglas y protocolos, de dar lo que siempre te piden, de poner a todos buena cara, de atender lo que otros requieren al momento, … aunque a muchos les incomode y les parezca

inadecuado”

– Y ¡recuerda siempre tres cosas!: 
1) Nadie es más que tú, … pero también, 
2) Nadie es menos que tú, y
3) Perdona a tus enemigos. A lo mejor no olvidas el daño, pero ¡perdona! (nadie es perfecto)
– ¡Por supuesto! Ya lo hice. Y ¡mil gracias por esta conversación, amigo!.
– ¡A ti! 


20/02 Día Mundial de la Justicia Social

Por tod@s los que de algún modo, se sienten o han sentido:
persecución, abuso, ultraje, injusticia, incomprensión, abandono, desprecio, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *