V Festival de Cortos de Terror y Fantástico “La vieja encina”

Querer y no poder es algo que a todos nos pasa a menudo.

Querer hacer algo y no poder hacerlo por estar trabajando, por estar atendiendo la familia, por estar estudiando, …

Poder y no querer es justo lo contrario, es lo que siempre suele pasar cuando se presenta la oportunidad de hacer algo (un plan, pongamos de fin de semana) y no acudimos por falta de iniciativa o desgana.
Así suele pasar las más veces y dejamos de disfrutar acontecimientos que, a priori, podría antojársenos que no van con nosotros.

Más sucede de vez en cuando, que tentado convenientemente por un amigo (una buena amiga en mi caso) que te ofrece, por 5º año consecutivo, el ir a conocer un

Festival de cine (de cortos de terror y fantástico) de nombre La vieja encina,

a su querido y amado pueblo, San Nicolás del Puerto, en plena Sierra Norte de Sevilla, el cual tengo el placer de conocer por las veces que he podido visitarlo (sus vecinos, sus chorreras, sus cascadas, la presa, la playa, la vía verde, sus campings, su rivera, sus buenos restaurantes y bares, sus buenos productos y comidas, Cerro del hierro, …), que abres por fin los ojos y tus sentidos y algo te mueve, para ir –pudiendo y queriendo,  está vez sí– a descubrir tal certamen.

Dichoso el momento de mi decisión.

Vaya si merece la pena escaparse y asistir a este interesantísimo Festival de cortometrajes.

Cortos de terror y fantástico de varios países se presentan en esta edición, la 5ª, y en número superior a 500. Con actores y actrices de la talla de Adolfo Fernández, Víctor Clavijo, Fernando Albizu, Adam Jezierski, Eva Isanta, Javier Cifrián, …

Los que he podido disfrutar, el sábado 20 de enero, de los mejores, pues han sido finalistas y ganadores,  “9 pasos”, “Fe”, “Juega conmigo” y premio al mejor actor Fernando Albizu.

AQUÍ el –> Listado completo de premiados <–

De regalo; conocer gente fantástica, generosa, sitios que no conocía y disfrutar como un enano, de nuevo, viendo en una gran pantalla “mini películas” –por su duración, que no por su calidad- que me han tenido en tensión, erizado la piel, sentir más de un escalofrío … emocionado y me han devuelto una ilusión hace tiempo perdida, … el gozo de experimentar el cine a través de un Festival (al que nunca antes había “querido acudir”) y conocer más y mejor la faceta de quienes trabajan por y para él; actores, actrices, directores, técnicos, organizadores del festival,  …

Mi enhorabuena a tan comprometido y acogedor pueblo (600 habitantes aprox.) con la cultura y su quehacer y saber hacer en pos de un turismo distinto y atractivo, a su Ayuntamiento y especialmente a Juan Antonio Hidalgo (Director del Festival), por la excelente organización y la magistral y cuidada selección de cortos y por los invitados de honor que han asistido.

¿Qué más se puede pedir a un fin de semana, queriendo y pudiendo?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *